Un sistema de cultivo hidropónico de circuito cerrado permite que los cultivos intensivos dejen de contaminar y reutiliza el agua ciclo tras ciclo

PEPA GARCÍA LA VERDAD

La eutrofización de los ecosistemas acuáticos como consecuencia del uso de fertilizantes en la agricultura intensiva y el riesgo que esta conlleva por la posible contaminación de acuíferos subterráneos y superficiales son cada vez más tenidos en cuenta por la Unión Europea. Por ello, sus políticas agrarias y la legislación y directivas que regulan su uso son cada vez más restrictivas a este respecto, ya que se ponen en riesgo dos de los recursos naturales más escasos y sobre los que se ciernen mayores amenazas a nivel mundial: el suelo fértil y el agua potable.

Precisamente para evitar estas amenazas, que en la Región de Murcia se han convertido en una realidad que ha dado la cara en el Mar Menor, se desarrolla, liderado por el Centro de Edafología y Biología Aplicada del Sureste (Cebas-CSIC), el Life DrainUse. Un proyecto financiado por la UE, en el que también participa la Federación de Cooperativas Agrarias de Murcia (Fecoam), la empresa Riegos y Tecnologías (Ritec SA) y la Universidad de Murcia (UMU), a través de los profesores de la Facultad de Informática Antonio Skarmeta y Miguel Ángel Zamora, Este Life plantea como una solución al problema ambiental, sin poner en riesgo la producción de la agricultura intensiva del Campo de Cartagena, el cultivo hidropónico -sin suelo- de sistema cerrado. Este evita que el agua sobrante (y los fertilizantes que se le añaden para que la producción sea de la calidad y cantidad adecuada) se drene al suelo, ya que se vuelve a emplear en el mismo cultivo una y otra vez, después de reequilibrar la solución nutritiva (agua y los doce nutrientes imprescindibles para que la planta crezca adecuadamente).

http://www.laverdad.es/nuestra-tierra/medio-ambiente/201701/10/camino-hacia-drenaje-agricola-20170110012539-v.html